Hasta luego CNN+

No quiero ponerme sentimental, pero no me alegra el cierre de CNN+. Algunos (me consta no ser el único) veremos mucho menos la televisión a partir de ahora. Esta cadena era mi canal predeterminado: arrancaba con la Mañana en Directo y solía despedirlo con Gabilondo, cuando podía permitirme trasnochar. No por amor, sino por descarte. A partir de ahora nos quedará 24h TVE, si nadie la estropea el año que viene.

Hoy” era el último día de la cadena y he querido mantener la costumbre a pesar de las horas. La despedida ha sido así:

Sí, siempre es triste perder un medio de información, es triste porque perdemos un punto de vista en la ya escasa diversidad de opiniones. Es una pena también porque hay puntos de vista más razonables que otros, más rigurosos, más responsables; y éste era de los menos malos. Pero no, seguro que no tendremos que echar de menos a profesionales como Antonio o Gabilondo, pues encontrarán otros canales (no necesariamente televisivos) para seguir en contacto con nosotros. Más difícil será recolocar a todos los trabajadores que hay detrás de las cámaras, pues el periodismo no pasa por su mejor momento. Y este portazo no ayuda.

El cierre de CNN+, más que el fracaso de una empresa, es el fracaso de un sistema; un sistema que premia SOLO la capacidad productiva. No me alargaré aquí, aunque lanzo la siguiente reflexión: ¿no es el periodismo lo suficientemente importante como para sobrevivir a pesar del dinero? Es más, ¿no es evidente que al periodismo le urge dejar de ser dinero (además de una herramienta política, aunque éste es otro tema) precisamente para ser más periodismo que nunca? El cierre de la cadena puede parecer una respuesta negativa a ambas preguntas, de hecho constanta la decadencia de un imperio.

¿La esperanza? Que cuando se cierra una puerta se abre una ventana. El fin de un modelo de informar no es sino el principio de una nueva etapa. Es un camino incierto para la profesión periodística, no se puede negar, pero no por ello menos ilusionante. Es hora de reinventarse. Se puede hacer periodismo al margen de anunciantes y de fuerzas politicas, estoy convencido. La respuesta es Internet y las posibilidades que ofrece son infinitas. Que se lo digan a la televisión cuando la radio mandaba, que se lo digan a la radio cuando el papel era la única manera de informar, que se lo digan a la prensa cuando la gente no sabía ni siquiera leer.

Es tarde y no estoy ahora para pronósticos ni lucubraciones sobre el periodismo que viene, pero tampoco acepto un adios. El periodismo no es televisión, ni prensa, ni radio; el periodismo es ideas, y éstas prevalecen a los medios por importantes que estos puedan parecer. Así que digamos simplemente hasta pronto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: