En el comentario de hoy, Gabilondo se olvida de que si la política es la profesión que está viviendo la peor crisis de confianza, el periodismo le sigue de cerca. Y la relación entre ambas profesiones no estriba solo en el volumen de descrédito acumulado, sino en el hecho de que el descrédito de una sea en parte responsabilidad de la otra y viceversa. La relación entre la señora Política y el señor Periodismo es de amor-odio. No se llevan bien, pero no pueden vivir el uno sin el otro. Y como pasa en los peores matrimonios, los hijos (los ciudadanos)  son los que se llevan la peor parte.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=HP83QGdmtlU]