El debate de la pena de muerte

Escribí esta entrada hace meses. Acababa de ver Ágora, una película de Alejandro Amenabar que relata la historia de una filósofa que vivió los primeros desmanes cometidos en nombre de la fe. Cristianos contra paganos, cristianos contra judíos, cristianos contra la mujer, cristianos contra la ciencia… El drama se desarrolla en la Alejandría del siglo IV, una época en que la Iglesia empezaba a sembrar la fe del terror, terror que la convetiría en la religión hegemónica de la oscura Edad Media. La película no me pareció suficiente excusa para publicar este texto sobre la pena de muerte, pero desde entonces han ocurrido otros acontecimientos que han avivado el debate y que justifican esta entrada de sobras. Por ejemplo el aplaudido asesinato de Bin Laden, el brutal atentado de esta semana en Noruega u otra película, Betty Anne Waters, basada en el caso real de un inocente condenado a cadena perpetua. Vengo de verla y la recomiendo.

Pero como decía, fue tras ver Ágora cuando decidí escribir este texto. Se desató entre mi pareja y yo una conversación a cerca de la pena de muerte. Ella decía que hay casos en los que uno desea la aplicación de la pena capital y yo trataba de defender que no existe ninguna razón que justifique el asesinato, sea quien sea el verdugo. Al ver que me faltaban argumentos para convencerla,  decidí estudiarme el tema e intentarlo más tarde.

Si simplificáramos nuestras posiciones y las lleváramos al extremo (a favor o en contra), vendrían a simbolizar un debate que divide a la opinión pública mundial casi al 50%, según una encuesta realiazada por Grupo Gallup en el 2000. Eso a nivel de opinión ciudadana. A nivel de legislación estatal, según Amnistía Internacional, 139 países ya la han abolido total o parcialmente, pero aún quedan 58 (en el mapa, los que están en granate).

Mapa del mundo sobre la pena de muerte. Tomado de Wikipedia.

Las razones que esgrimen unos y otros las explica bien Antonio Cassesse, presidente en la comisión de Darfur para la ONU y profesor de universidad, en un artículo de opinión para el Clarín.

Sintetizando, las posiciones a favor de la pena de muerte serían: Venganza, efecto disuasorio y ahorro de dinero público (sale más barato matar que mantener a un preso).

Los abolicionistas sostienen lo siguiente: Rehabilitar en lugar de castigar, no matar (como principio moral), los frecuentes errores judiciales (ante el carácter irreversible de la pena) y discuten el efecto disuasorio (no está probado que lo índices de delincuencia bajen allí donde se aplica).

Yo me sumo a los abolicionistas, si bien reconozco que ante las preguntas inquisitivas que los partidarios utilizan habitualmente en este debate -¿y si la víctima fuera tu hija?-, tengo serias problemas para ser consecuente con lo que pienso, al menos en ese escenario imaginario.

Aunque es precisamente cuando la empatía me consagra al ojo por ojo cuando mi posición toma valor: no hablamos de sentimientos, hablamos de leyes que regulan a millones de ciudadanos y que por suerte evitan que sean ellos mismos los que se tomen la ley por su mano. Las pasiones  populares han movido montañas, pero también han borrado de la tierra a civilizaciones enteras.

De todos modos, podríamos llevar el debate a otro nivel más productivo en el que seguramente estaríamos de acuerdo. ¿Es el Código Penal y la ley penitenciaria mejorable? Pues seguramente quelo legal puede ser más justo, pero este tema lo abordamos otro día. que da para otra  buena entrada. En cualquier caso sigo pensando que apoyar la pena de muerte es tan repugnante como ser cómplice del peor de los criminales. Que no nos vistan la mona de seda. Matar está mal, lo haga quien lo haga (incluido el estado).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: