Capturing the Friedmans: un perturbador documental nominado al Oscar

Capturing the Friedmans, de Andrew Jarecki, es un documental que, a través de una historia de abuso de menores, abre un debate sobre los tabúes de la sociedad, sobre el papel de los medios y sobre la presión que supone tener a la opinión pública en contra. Son muchos los temas colaterales que toca este amargo y perturbador documental, pero todos ellos giran constantemente en torno a la acusación de pederastia contra el profesor Arnold Friedman. Al principio se le acusa de pedofilia porque recibe en casa algunas revistas pornográficas de menores. A partir de este hecho la policía empieza a visitar a las familias de los niños que acudían a casa de los Friedman para recibir clases de piano y consiguen testimonios de los menores contra el profesor y su hijo menor, Jesse.

En la primera parte del documental, las declaraciones de los niños y las pruebas que se muestran generan un juicio sólido en el espectador: los Friedman son culpables. En cierto momento aparece en escena una periodista que se atreve a cuestionar el caso porque descubre que muchas de las pruebas utilizadas en la acusación no encajan. Los niños podrían haber declarado bajo presión, en las fotos de la policía no se ven los montones de revistas que supuestamente encontraron en casa de los Friedman y, además, parece increíble que los brutales abusos de los que se les acusaba no hubieran sido detectados por ninguna de las familias hasta que la policía empieza con las entrevistas.

A medida que avanza el documental, la opinión del espectador gira y gira como una veleta a merced del viento. Ahora al norte, ahora al sur… y un segundo después, otra vez al norte. Llega un momento en que la veleta no para de dar vueltas, y es que el espectador ya no sabe qué es verdad y qué es mentira.

En este punto, la reflexión obligada —como periodistas en formación— es que la relación entre los medios de comunicación y la opinión pública también parece así de arbitraria. La falta de profundidad con la que generalmente se tratan los acontecimientos da como resultado la división de sus protagonistas en buenos y malos, motivando en la audiencia juicios precipitados y simplistas que se alejan de la verdadera complejidad de las historias reales. Esta es sin duda una de las transformaciones que el periodismo ha sufrido a raíz de la creciente obsesión por ser el primero en dar la noticia, olvidando a veces que una historia mal contada desinforma más que informa.

Capturing the Friedmans nos enseña que la realidad es compleja y que si cometemos el error de enjuiciar a primera vista, nos equivocaremos. Prueba de ello es que del medio centenar de alumnos que habían visto el documental, al final nadie sabía qué pensar. La moraleja de este cuento podría ser que las verdades, cuando parecen demasiado evidentes, conviene cuestionárselas.

__Reseña sobre el documental Capturing de Friedmans para la asignatura de Teoría y Técnica de los Géneros Periodísticos de 1º de Grado de Periodismo.

…………………………..

El documental Capturing the Friedmans en Youtube.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: