¿Cómo seguir haciendo mal periodismo en televisión?

Estoy leyendo “El espíritu del reportaje” de Jaume Vilalta i Casas. Entre las páginas 39 y 42, el autor describe las malas prácticas en el periodismo televisivo como consecuencia de las rutinas productivas. Concretamente habla de la manera en que los medios seleccionan la información que luego consumimos y por qué es banal, superficial y espectacular.

Las observaciones de Vilalta son como unas gafas de sol ante los rayos dañinos de los telenoticias. Protegen y ayudan a filtrar la información que nos dan, a comprender cómo y por qué es así, a extraer lo bueno, a descartar lo malo e, incluso, a apagar la televisión más a menudo. Espero que les sirvan.

  • Primero EEUU, luego el mundo (Paradoja McLurg). McLurg dijo, según Vilalta, que “la importancia de las noticias se incrementa en relación directa a la proximidad entre el receptor y el hecho del que se habla”. Habla de paradoja McLurg porque en la práctica las noticias de los países ricos en general (y de EEUU en particular) se consideran más importantes que las del resto del mundo. La muerte de Steve Jobs da la vuelta al mundo mientras que poco o nada se dice de los centenares de muertos en el Cuerno de África. Las agencias de información anglosajonas son las que producen la mayor parte de las noticias mundiales. Y el público se acostumbra a consumir estas noticias y las ve más “fashion” (palabra de Vilalta) que las cercanas.
  • Muchos telenoticias, cero diversidad (Efecto “Hamelín” y Efecto “pelotón ciclista). “Hamelín” porque las televisiones siguen a los periódicos y los periódicos a las fuentes oficiales. “Pelotón ciclista” porque todos los telenoticias dicen lo mismo y al mismo tiempo. No se atreven a crear informaciones propias por miedo a quedarse fuera del “pelotón”. Y claro, así, todos los “ciclistas” son igual de mediocres. La consecuencia de ambos efectos es la homogeneización de la información. No hacen falta ejemplos en este punto, solo basta zapear por los diferentes telenoticias para ver que son el mismo perro con el mismo collar.
  • Calendario de temas (Efecto “Día Mundial”). Se neutraliza la importancia de la actualidad para la sociedad con un calendario de asuntos que tratar una vez al año: el día del SIDA, el día de la Mujer Trabajadora, etc. Además estos temas anuales se tocan con poca profundidad.
  • Cuotas de pantalla (Efecto “Salomón”). El reparto del tiempo en pantalla entre partidos e instituciones atropella el criterio periodístico. Este asunto se pone de actualidad con cada campaña electoral, pero sigue lejos de solucionarse. Con la excusa del fantasma de la imparcialidad, se consigue lo contrario, porque se obliga al periodista a hablar de un partido sin tener en cuenta su relevancia periodística.  No importa quién hace o dice algo importante para la sociedad, sino su cuota de pantalla. Eso es confundir el periodismo con la propaganda. Juan Varela escribió una entrada sobre este problema.
  • Temas de moda (Efecto “saturación”). Un acontecimiento se pone de moda y se trata hasta la saciedad. De pronto alguien decide que ya no interesa y desaparece de pantalla, a veces, para siempre. ¿Alguien a parte de Forges se acuerda de Haití?
  • Superficialidad (Efecto “patinaje”). Muchos temas se tratan sin profundizar lo suficiente. Así no se comprenden. Vilalta opina que los temas se citan para que nadie pueda acusar al medio de silenciarlos, pero responder los porqués es caro y provoca conflictos incómodos. Por eso se quedan en la superficie.
  • Ruedas de prensa sin preguntas (Efecto “atril”). Si un político da una rueda de prensa, el trabajo del periodista es preguntar. Al no admitir preguntas, el político utiliza el medio de comunicación como altavoz para difundir su propaganda. Una de las funciones más importantes del periodista es ser un vigilante del poder al servicio de la sociedad. Así no puede.
    Hace poco, el director de El Periódico Extremadura, Antonio Tinoco, anunció que no daría cobertura a ninguna rueda de prensa que no admitiera preguntas.Todos los medios deberían hacer lo mismo. En mayo del 2011 la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) y la Asociación de Prensa de Madrid (APM) promovieron un manifiesto contra esta práctica a raíz de la popularidad que adquirió en Twitter el hashtag #sinpreguntasnocobertura.

Si las televisiones y otros medios siguen utilizando estos métodos para hacer periodismo, seguiremos consumiendo una pésima información.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: