Esta portada no es ideal

Portada diario Ideal 19/09/13

Portada diario Ideal 19/09/13

Es común que en las redes sociales se cuestione el trabajo de los periodistas. A veces unas pocas críticas acaban en una lluvia de ataques contra una persona o un medio, como ocurre en Twitter casi cada noche con las portadas de La Razón, y otras veces desembocan en debates más o menos productivos sobre la profesión periodística.

La portada del diario granadino Ideal del 19 de septiembre desató uno de esos debates. La noticia iba acompañada de una polémica fotografía de gran tamaño a todo color que muestra el cuerpo de un adolescente tendido en la carretera debajo de un coche, mientras un hombre espera de pie la llegada de los servicios de emergencias. El titular es: “Grave tras ser arrollado en la N-340”. En las redes sociales tildaron la portada de sensacionalista y en un grupo de Facebook —La buena prensa— se abrió una interesante discusión.

Algunas personas defendieron la idoneidad de la portada argumentando que el impacto emocional de la fotografía serviría para evitar accidentes en un tramo de la carretera en que eran frecuentes. Los conductores levantarían el pie del acelerador, decían. Otras la compararon con las fotografías de víctimas de guerras, de la inmigración o del hambre, que son habitualmente aplaudidas, para denunciar la doble moral de los críticos. También se cuestionó si las reacciones hubieran sido las mismas si la fotografía hubiera estado en las páginas interiores, en pequeño o en blanco y negro.

En uno de los blogs del diario, titulado Ya no hay temor de Dios, Juan Jesús Hernández abordó el tema y se mostró sorprendido de que se hubiese formado un escándalo por “la imagen de un joven atropellado que por fortuna solo resultó herido, al que no se le  identifica en  absoluto y en la que no hay ningún elemento escabroso”.

Cuando se muestran temas sensibles —hay una víctima grave y es menor de edad— de forma explícita, no siempre es fácil definir las fronteras entre lo adecuado y lo excesivo. Sin embargo, la portada del diario granadino ha cruzado algunas líneas rojas que complican su defensa.

En primer lugar, la fotografía desinforma. Lo reconoce el propio bloguero de Ideal: “El único reparo que tiene la imagen es que el vehículo bajo el que aparece el menor no es el que lo  atropelló y el hombre que aparece de pie es un agente policial que espera la llegada de las emergencias”. A primera vista, la imagen se presta a interpretaciones erróneas que el bloque de titulación ni matiza ni desmiente.

Tras mirar la portada detenidamente, es razonable deducir que el hombre de la fotografía es el conductor y, por qué no, el culpable del atropello. Puesto que no se dice en el bloque de titulación que el conductor era otra persona, debería por lo menos aclararse que “no tiene responsabilidad criminal en el accidente”, como reconoce el propio diario en otra noticia.

En segundo lugar, el suceso, a mi juicio, no tiene lo que hay que tener para ser noticia de portada. Incluso si la información que aportan el titular y la fotografía fuera clara y completa, habría una desproporción entre la elevada importancia que se da al hecho y la que realmente tiene. La diferencia entre denunciar una injusticia —internacional o no, en una guerra o en un desastre natural— y explicar un accidente de tráfico —sin víctimas mortales, excesos de velocidad o conductores ebrios— es abismal, como también debe serlo el uso de las herramientas comunicativas, en especial si juegan con la emoción. Lo contrario viene a ser como justificar la utilidad de matar una mosca a cañonazos si con ello se consigue que deje de molestar.

Además, la ubicación de la noticia en portada, el tamaño de la imagen y su alto contenido emocional son un exceso periodístico que no responde al interés informativo de un suceso que se presenta aislado y descontextualizado, sino a un exhibicionismo huero de información relevante. Colocarla en las páginas interiores, en pequeño y en blanco y negro habría atenuado la cantidad de críticas, pero no su razón.

El error no sería menor si fuera cierto que el suceso ocurrió en un tramo de carretera en el que son frecuentes los accidentes, como argumentan los defensores de la portada, porque ni la fotografía ni el texto lo dicen. Ni la noticia sería mejor, desde el punto de vista periodístico, si tuviera el poder de salvar vidas, como dicen, porque los conductores circularían con más cuidado. Si se tratase de propaganda de la DGT, se podría discutir su idoneidad. Pero es periodismo. O debería serlo.

Por todo, la portada del diario granadino es un ejemplo paradigmático —por desgracia no es el único— de la crisis que asola el periodismo. Desde el estallido de la crisis financiera los medios han incrementado su apuesta por la producción de contenidos baratos y espectaculares, que a corto plazo son más rentables que la información relevante y rigurosa. No en vano, el Colegio de Periodistas de Andalucía denunció que la fotografía de Ideal “no añade carga informativa a la noticia, sino que va determinada a la obtención de mayores ventas por la conmoción que la misma puede suscitar en los lectores”.

(Permítanme terminar con un exceso.)

Si el morbo vende, démosle morbo a la gente. Esa es la premisa con la que el mercado está matando la ética. El interés del público anula el interés público. Los valores de referencia que rigen la deontología periodística se han relajado. Triunfan la imagen, lo espectacular y lo banal frente a la fuerza de la palabra, la moderación y lo relevante.  El éxito de la brevedad es el fracaso de la profundidad. Las informaciones se presentan descontextualizadas. El rigor se va por el desagüe. No interesa. El sensacionalismo cotiza al alza. Las viejas redacciones amarillean como las paredes de un bar de fumadores.

Por suerte para el periodismo todavía nos quedan fuerzas para la crítica y la autocrítica, para la vocación y el idealismo. Aún podemos corregirnos. Es cierto, la portada está lejos de ser ideal, pero un error lo comete cualquiera.

Notas:

>El 26 de septiembre de 2013 el Colegio de Periodistas de Andalucía (CPPA) solicitó un informe a la Comisión de Arbitraje, Quejas y Deontología de la FAPE que todavía no tiene programada la fecha de evaluación.

>El 10 de octubre de 2013 llamé y envié un correo al diario Ideal para conocer su posición al respecto de la polémica que despertó la portada de Ideal. De momento no han contestado

Actualización (13 de noviembre de 2013):
>La FAPE resuelve en contra de la portada de Ideal porque infringe el artículo 4 de su código deontológico. Aquí tenéis el informe y aquí un resumen de 233grados.com. Desde Ideal nunca me contestaron. Caso cerrado.

Comments

  1. Àlex Claramunt says:

    Foto de un menor atropellado debajo de un coche + titular de la noticia principal “el alcalde aparca su proyecto…” Ni en eso han estado finos. Se han cubierto de gloria, vaya.

    Me gusta

  2. Lo del titular debe ser una desafortunada casualidad. Me niego a creer que haya intención. A ver si consigo hablar con ellos y nos aclaran dudas.

    Me gusta

  3. Como ya comenté en La Buena Prensa, nada tiene que ver. En cualquier caso, la respuesta que buscas de Ideal la tiene en la explicación de JJ Hernández, es el jefe de edición del periódico.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: